En la reciente Conferencia de Gartner en Londres, la atención se centró en las estrategias de infraestructura, operaciones y nube de TI, destacando la importancia de maximizar la resiliencia en entornos cloud.

Chris Saunderson, director analista senior en la consultora, señaló que la nube no es inherentemente resistente y que los errores de software son la principal causa de interrupciones.

Ante este escenario, Gartner propone nueve principios estratégicos para los líderes de Infraestructura y Operaciones (I&O) con el objetivo de fortalecer la resiliencia.

  1. Alineación empresarial: Es esencial alinear los requisitos de resiliencia con las necesidades empresariales. La armonía entre ambos garantiza que los equipos no solo cumplan con las expectativas de resiliencia, sino que también optimicen los recursos, evitando gastos innecesarios.
  1. Enfoque basado en riesgos: Adoptar un enfoque basado en riesgos amplía la planificación de resiliencia más allá de eventos catastróficos. Al poner énfasis en los fallos comunes, las organizaciones pueden tener un mayor control para mitigar los riesgos y garantizar una respuesta efectiva.
  1. Mapeo de dependencias: Crear gráficos de dependencia que abarquen todos los componentes es clave para diseñar y configurar la resiliencia. Esto incluye middleware, bases de datos, servicios en la nube y puntos de integración, asegurando una planificación integral de confiabilidad y recuperación ante desastres.
  1. Disponibilidad continua: El enfoque de disponibilidad continua se centra en mantener aplicaciones, servicios y datos disponibles en todo momento. Minimizar el tiempo de inactividad y limitar el impacto durante un evento de falla es crucial para mantener la operatividad de manera ininterrumpida.
  1. Resiliente por diseño: La resiliencia debe incorporarse desde el diseño de la aplicación. La infraestructura sola no es suficiente; la aplicación en sí debe ser resistente desde su concepción para ofrecer servicios sin tiempo de inactividad esperados por los usuarios finales.
  1. Automatización de DR: Implementar una recuperación ante desastres totalmente automatizada proporciona la base necesaria para cumplir objetivos agresivos de tiempo de recuperación (RTO). La automatización permite pruebas rutinarias de DR, garantizando una respuesta efectiva en situaciones críticas.
  1. Estándares de resiliencia: Adoptar estándares de resiliencia va más allá de la arquitectura y la DR. Los equipos deben centrarse en la calidad, la automatización y la mejora continua durante todo el ciclo de vida de una aplicación para construir sistemas resilientes.
  1. Favorecer las soluciones nativas de la nube: Los proveedores de la nube ofrecen soluciones que mejoran la resiliencia. Se recomienda aprovechar estas opciones en lugar de crear alternativas propias, reduciendo así la complejidad y aumentando la eficacia.
  1. Enfoque en las funciones comerciales: Explorar alternativas más allá de la «conmutación por error» es crucial. Considerar vías de TI livianas y sustituciones de aplicaciones que proporcionen funcionalidades críticas mínimas para el negocio amplía las opciones y fortalece la resiliencia.

Seguir estas buenas prácticas propuestas por Gartner puede ser fundamental para los líderes de I&O que buscan maximizar la resiliencia en entornos cloud y garantizar operaciones fluidas incluso en situaciones desafiantes.

“La resiliencia no es un estado binario”, dijo Saunderson. “Nadie puede afirmar que tiene una resiliencia absoluta, ni usted ni ningún proveedor de nube. Las nubes deberían ser tan resilientes o incluso más que la infraestructura local, pero sólo si el equipo de I&O las utiliza de esta forma”. 

 

Fuente del artículo – Nueve mandamientos para potenciar la resiliencia en la nube, de CSO Computer.